Blogia

LOS ESPECIALES DE LA 10

Teseo  y el Minotauro 

   En aquellos tiempos lejanos un hombre llamado Minos era el rey de la isla de Creta. En el centro de la isla había un  enorme laberinto, y en el centro del laberinto había un minotauro enorme.

     El  laberinto   tenía salas y corredores y nadie encontraba la salida. Y a los que entraban los mataba el minotauro.

      El rey de Creta, era muy justo y respetado por su pueblo pero algo sucedió  que cambió para siempre el carácter del rey: uno de sus hijos fue a la ciudad de Atenas para participar en los juegos atléticos a los que iban gente de muchos países. El hijo resultó ganador, sin saberlo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ARACNE, LA TEJEDORA

Aracne  era una  chica joven y  muy buena   tejedora.      El padre era un tintorero humilde  que se ocupaba  de las telas.      Los narradores mencionaban una historia que al aparecer tenia como protagonistas a  Minerva, una diosa muy famosa, y a  una  conocida  tejedora  llamada  la  hermosa  Aracne.  Minerva cuando escucho hablar de Aracne, como  la envidiaba  le propuso un desafió.    Si ella lograba  hacer la mejor tela se convertiría en la mejor   tejedora de toda la ciudad.                                                                                  Finalmente presentaron sus tapices y minerva perdió y salio gritando que nunca iba a volver a tejer.

TESEO Y EL LABERINTO

     Teseo, es el rey ateniense, se acercó por el ala oeste pero de repente,  vio a un  ser mitad toro y  mitad hombre, que tenía cuernos afilados y comía carne humana. Era el minotauro, el monstruo más terrorífico.                  Un día un hombre habló con Teseo, descubrió que  una chica llamada  Ariadna  había oído la conversación, después  le dijo a Teseo si  podía ayudarlo y Teseo dijo que si.   Cuándo entró en el laberinto,  vio al minotauro que estaba durmiendo,  el esperaba el mejor momento para atacar, después Teseo clavó su espada en la espalda del minotauro causándole la muerte.     MINOTAURO  

Poseidón

Dios del Mar

Neptuno

ORFEO, LA SOMBRA DEL AMOR

Orfeo acompañaba a navegantes famosos  en sus viajes, porque dicen que cuando los navegantes se cansaban, tocaba su lira, y al instante  se llenaban de energía y continuaban el viaje, hasta que un día se enamoró de una  mujer, llamada Eurídice se querían tanto que terminaron casándose.       Cierto día, mientras su amada  paseaba con  sus amigas, un animal rabioso la mordió y la mordedura resultó fatal y murió al instante. Cuando Orfeo se enteró de la noticia lloraba día y noche desconsolado.    Pero un día se le ocurrió viajar al mundo de los muertos para rescatar a su prometida. Al día siguiente emprendió él viaje con una tripulación.    Al llegar al mar tragedia le contaron que no podían cruzar el mar con ese barco, por que el mar tenía el poder de hundir todos los barcos que querían  transitar esa corriente aborrecible. La nave de un anciano, desagradable e interesado que no estaba dispuesto a trabajar se apareció  de repente. -Por favor necesito que me cruce -pidió Orfeo cuando lo vio.      -Imposible -contestó el viejo- ningún mortal lo hizo hasta  hora. No entiendo tu pretensión. ¡Es la idea más necia qué escuché! Ese viajé nunca fue de placer, amigo mío. Está  prohibido han partido para siempre. Dicho esto Orfeo comenzó a tocar una hermosa melodía con su lira, que al anciano le llego al alma que no tenía y lo cruzo hasta la temible tierra de Hades. Al tocar la puerta del castillo del infierno del muerto. Orfeo le suplicó a Hades que dejara a su prometida pero Hades le dijo: No, nunca la dejare ir a tus brazos, nunca la tendrás.- Orfeo pensó que si tocaba la lira el corazón de Hades se ablandaría…                                  Y finalmente vivieron felices para siempre.                                                               

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

APOLO y EL ARBOL DE LA GLORIA

Estaba Apolo, en el bosque, el hijo de Júpiter, cuando vio a Eros, el dios del amor. Eros se acercó a unas de las flechas del dios y Apolo exclamo:- cuidado que te vas a lastimar con eso he dado muerte a esa terrible serpiente-señalando al animal.-no te jactes Apolo igual que tus flechas las mías pueden atravesar los corazones de los mortales como también el de los poderosos dioses .Apolo no pudo disimular su risa y claro que Eros se enojó por la burla y después de que Apolo se alejó el pequeño dios pensó en un plan.

       De repente vio a Dafne, una hermosa muchacha. De ahí surgió la hermosa risita del niño.  

     Entonces mientras Apolo escalaba la montaña hasta su humilde hogar Cupido alzaba su arco hacia el pecho del joven dios haciendo que se enamorara de Dafne. Un momento después apuntó la flecha hacia el corazón de la joven .Apenas la chica lo vio sintió desprecio por el joven.

      Su libertad era lo que más le importaba y cayó de rodillas en la costa, como una piedra más. Pero la melodía de una lira que anunciaba la llegada de Apolo le demostró que estaba equivocada  entonces levantó la cabeza  y los brazos. Apolo le dijo –no te olvides de quién soy yo- le dijo con un tono serio- y te ordeno que mañana en la mañana te cases conmigo ¿esta claro?-después de a ver dicho eso, se retiró a su casa. La muchacha aprovechó la luz de la luna para escapar, Dafne corrió y corrió no le importo que su vestidura se rasgara entre los espinos solo quería alejarse lo más lejos posible de Apolo. Llegó hasta un río y al ver que se había alejado cayo como una piedra, la pobre pensó que había sacado de su vida a Apolo agradeció de todo  corazón a los dioses.  

                                                                                                                                                                                                                                                                  

      Pero lo que ella no sabía era que Apolo se acercaba. Ella al oír la lira les suplicó a los dioses amparo. Todos ellos la escucharon   ellos lamentaron su pena y corrieron a prestarle su ayuda. De pronto Dafne  sintió la frescura de la savia que le recorría entera por todo su cuerpo. Apolo se lamentó de haberla seguido y desde entonces se quedó en el árbol para siempre.

 

Dios de las artes, del sol, la luz, la belleza APOLO.                                                                             

PROMETEO, EL PROTECTOR

Prometeo era un dios que luchaba por la tierra porque los dioses le sacaron el fuego sagrado. Un día  fue a hablar con  Júpiter, era un dios, para que las personas de la tierra así pudieran hacer casas más fuertes y calentar sus comidas. Así que fue a la cueva donde se encontraba el fuego agarró una caña y la encendió.      Fue a la tierra, llevó el fuego sagrado, mejoró las casas y las comidas,  al  poco tiempo los dioses se enteraron de que Prometeo  había llevado el fuego a la tierra y lo castigaron, lo subieron al Caucazo para que un águila le comiera el hígado pero su hígado se regeneró.Su amigo Hércules mató el águila con un flechazo. Cuando los dioses se enteraron que le  habían perdonado la falta lo dejaron volver con la única condición de que nunca se quitara la atadura que tenía en su muñeca. Por eso todos saben que si hubo alguien que amo y protegió al ser humano, fue Prometeo. Júpiter: dios del universo, dios romano

Bienvenido

Este es un sitio creado para que los alumnos puedan mostrar a la comunidad, algunos de los trabajos que realizan en la escuela. 

Como pertenece a 6° y 7° grado, hay que COMPARTIR, algo esencial para aprender a manejarse en la convivencia que lleva incluido el buen trato y el respeto a la opinión y el trabajo ajeno.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres