Blogia
LOS ESPECIALES DE LA 10

ORFEO, LA SOMBRA DEL AMOR

Orfeo acompañaba a navegantes famosos  en sus viajes, porque dicen que cuando los navegantes se cansaban, tocaba su lira, y al instante  se llenaban de energía y continuaban el viaje, hasta que un día se enamoró de una  mujer, llamada Eurídice se querían tanto que terminaron casándose.       Cierto día, mientras su amada  paseaba con  sus amigas, un animal rabioso la mordió y la mordedura resultó fatal y murió al instante. Cuando Orfeo se enteró de la noticia lloraba día y noche desconsolado.    Pero un día se le ocurrió viajar al mundo de los muertos para rescatar a su prometida. Al día siguiente emprendió él viaje con una tripulación.    Al llegar al mar tragedia le contaron que no podían cruzar el mar con ese barco, por que el mar tenía el poder de hundir todos los barcos que querían  transitar esa corriente aborrecible. La nave de un anciano, desagradable e interesado que no estaba dispuesto a trabajar se apareció  de repente. -Por favor necesito que me cruce -pidió Orfeo cuando lo vio.      -Imposible -contestó el viejo- ningún mortal lo hizo hasta  hora. No entiendo tu pretensión. ¡Es la idea más necia qué escuché! Ese viajé nunca fue de placer, amigo mío. Está  prohibido han partido para siempre. Dicho esto Orfeo comenzó a tocar una hermosa melodía con su lira, que al anciano le llego al alma que no tenía y lo cruzo hasta la temible tierra de Hades. Al tocar la puerta del castillo del infierno del muerto. Orfeo le suplicó a Hades que dejara a su prometida pero Hades le dijo: No, nunca la dejare ir a tus brazos, nunca la tendrás.- Orfeo pensó que si tocaba la lira el corazón de Hades se ablandaría…                                  Y finalmente vivieron felices para siempre.                                                               
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres